viernes, 25 de octubre de 2013

I Ruta del Centenario





 El 19 de octubre de 2013 la R.S.E. A. Peñalara cumplió 100 años, en la cumbre de Peñalara el presidente José Luis Hurtado ante los socios y otros montañeros, en un número aproximado de trescientos lee el acta fundacional de la sociedad Peñalara que data del año 1913 y descubre un monolito de granito que recuerda los 100 años del club R.S.E.A. Peñalara.

 
Pero esta no es la historia que quiero contar, todo comenzó con la idea de un consorcio del club corredor y organizador del Cross de Cuerda Larga, Nacho Cañizares de homenajear a los doce amigos fundadores de la sociedad Peñalara la denomina Ruta del Centenario, el recorrido desde la sede del club a la cumbre de Peñalara (2.430 m).

 
Los doce amigos peñalaros partían el viernes 18 a las tres de la tarde desde la sede del club, en la calle Aduna número 17 con destino a la cumbre de Peñalara para celebrar el centenario del club y rendir un merecido homenaje a los doce fundadores del club de amigos de Peñalara.

Después de las fotos con unos minutos de retraso los once corredores se ponen en marcha, en sus mochilas la bandera y una copia del acta fundacional de 1913, por motivos de trabajo el otro corredor se une al grupo en el Goloso.
En la Gran Vía se detienen un momento en el número 27 donde estuvo muchos años la sede del club.

 
Con gran emoción corren por la Gran Vía entre la gente de este modo inician su aventura, de nuevo se detienen en la Plaza España para otra foto, continuando su camino para ser historia del club, al igual que los fusilados del 3 de mayo parte importante de la historia de España, enterrados en el cementerio de la Florida por donde pasa la ruta.
En el puente de los franceses comienza la senda Real (GR-124) hasta Manzanares el Real, los primeros kilómetros de la senda trascurre al lado de la carretera, a estas horas de la tarde la temperatura supera los 20 grados.
Por el monte del Pardo no encuentran la senda Real afortunadamente no hay bajas por disparos de bala del campo de tiro. Al final encuentran la senda que continúan un rato corriendo y otro caminando hasta encontrar las flechas amarillas del camino de Santiago.

Al paso por el Goloso encuentran al otro peñalaro ya los doce cada uno a su ritmo continúan hasta el primer avituallamiento en Tres Cantos (Km. 28,7), donde llegan en poco menos de cuatro horas, la verdad es que no falta de nada para recuperar líquidos (agua, coca cola, aquarius) y sólido (embutido, tortilla, pan, chocolate), también hay un par de sillas para sentarse.

 
En este punto dos corredores con problemas físicos continúan en coche hasta el próximo avituallamiento, los otros diez peñalaros continúan doce kilómetros más por el camino de Santiago hasta Colmenar Viejo, a mitad de camino la luna llena les vigila e ilumina al igual que el frontal de Paco.
Pasadas las nueve de la noche suben la cuesta del cementerio para entrar en Colmenar Viejo y en la cruz de Santiago beben en la fuente, pero el avituallamiento esta en la otra punta en el barrio de Santa Teresa,
Atraviesan Colmenar hasta el avituallamiento donde los dos compañeros esperan con una par de pizzas, que después de 41 kilómetros sus compañeros agradecen el detalle, mientras comen estiran un rato las piernas empiezan a estar cargadas.
En este punto otro peñalaro con problemas estomacales se sube al coche con los otros dos hasta el próximo avituallamiento. Los nueve restantes continúan por el camino de Santiago un tramo de 13 kilómetros con continúas subidas y bajadas, a lo lejos pueden ver la luz que brilla en la Bola del Mundo.

 
En este tramo continúan corriendo algunos kilómetros, en el descenso alucinan con las vistas de Manzanares iluminado. Pasadas las doce de la noche llegan al último avituallamiento en Manzanares el Real (Km. 54), donde se abrigan y comen ensalada de pasta que había preparado Yolanda, por cierto muy buena la ensalada, algunos beben coca cola otros comen gominolas de cafeína para no dormirse por el camino.
Faltan 20 kilómetros al Puerto de Cotos su primer destino, ya recuperados todos continúan caminando los doce amigos peñalaros entrando a la Pedriza, por carretera suben hasta el collado de Quebrantaherraduras donde por la izquierda cogen la senda de la cuerda de los Porrones que sube hasta la cumbre de Maliciosa.

En los primeros kilómetros suben todos juntos pero pronto se forman varios grupos por la diferencia de ritmos y luces, según alcanzan mayor altura el viento sopla con más fuerza y en el collado de las vacas encuentran niebla, que dificulta su ascenso y todavía tienen que superar trescientos metros de desnivel. A las cinco de la mañana alcanzan los 2.227 metros están en la cumbre de Maliciosa con mucho viento y frio. Sin detenerse un instante comienzan el descenso excepto Alberto para una foto, por un momento se queda atrás solo con poca visión, su frontal alumbra poco, solo ve piedras y más piedras a sus pies.

En el ascenso a Guarramillas sube con Nacho, los demás esperan helados de frio en la Bola del Mundo, a las seis menos cuarto están los doce en la Bola del Mundo donde el viento sopla con fuerza, apenas sin descanso comienzan el descenso por la loma del Noruego al puerto de Cotos, su primera meta esta cerca.
El viento sopla a ratos por la loma y las piedras están en el camino, en el descenso se forman varios grupos. Pasadas las siete de la mañana los doce están en el puerto de Cotos (Km. 73) han pasado 16 horas desde que partieron cerca de la Puerta del Sol, menos mal que Rafa de Venta Marcelino había dejado una llave bajo una piedra, se refugian del frio en Venta Marcelino e intentan descansar en los bancos de madera, de echo creo que alguno duerme al oír sus ronquidos. Al poco tiempo comienzan a llegar los socios más madrugadores y las familias de alguno de los doce. A las ocho de la mañana llega Rafa que les prepara el desayuno un café calentito y sobaos.

El sábado amanece nublado con fuerte viento en la cumbre donde la temperatura no supera los cinco grados, menos mal que la semana anterior habían dejado ropa de abrigo en Cotos.
Pasadas las ocho y media los doce comienzan la ascensión a la gloria la cumbre de Peñalara (2.430 m) con la copia del acta y la bandera que portaron todo el camino, en el ascenso otros socios les felicitan por su hazaña, poco antes de las diez y media del sábado 19 de octubre los doce amigos peñalaros llegan a la cumbre de Peñalara y de este modo rinden un homenaje a los doce fundadores. Pueden estar felices por cumplir con su objetivo, entregan al presidente José Luis Hurtado el acta fundacional para su lectura ante unos 300 socios y montañeros, en las fotos del acto de la cumbre alguno de los doce en segundo plano apenas aparece, el viento sopla con fuerzas mientras el presidente descubre el monolito del centenario que pone fin a los actos, los doce amigos están helados para entrar en calor descienden corriendo al puerto de Cotos a pesar de llevar más de 80 kilómetros en sus piernas, para celebrar su hazaña en Venta Marcelino brindan y beben cerveza, en los actos posteriores en el Paular y la comida oficial solo dos de los doce están presentes.

 
Antes que finalice el mes de octubre tienen pendiente la celebración de los doce amigos peñalaros por su hazaña, completar la distancia de 83 kilómetros desde la sede del club a la cumbre de Peñalara en un tiempo de 18 horas, salvando un desnivel acumulado de 2.800 metros.

En el recuerdo del centenario de la R.S.E.A. Peñalara los doce amigos fundadores: Juan Almela Meliá, Joaquin Aguilera Alonso, Constancio Bernaldo de Quirós y Perez, Alejandro Caneti, Ángel Castellanos, Victoriano Fernández Ascarza, José Fernández Zabala, Ramón González Dominguez Enrique de Mesa Rosales, Alberto Segovia Pérez, José Tinoco y Acero, Enrique de la Vega Herreros.
Dentro de otros 100 años del club Peñalara se recordara a los 12 amigos peñalaros: Nacho Cañizares, Paco Briones, Felipe Rodríguez, Tomas Arribas, Mauro Rey, Javier Lillo, Tomas García, Jaime Anabitarte, Eugenio G. Aranda, Alberto Marín, Nuria García Valcarcel, Yolanda Romero