sábado, 26 de abril de 2014

La Cuerda Larga desde Miraflores



En la semana santa para bajar las torrijas que habían comido, los zumbaos Albertopulos y Franciscopulos quedan el sábado por la mañana para entrenar por montaña, para preparar el Trail de Peñalara del mes de junio.
En Miraflores desayunan un café y tostadas con tomate en el bar El Maño, con él estomago lleno y agua, geles, magdalenas en sus mochilas. A las nueve de la mañana comienzan el entrenamiento no guiado, los primeros dos kilómetros por carretera hasta encontrar la pista que ascienden sudorosos por la temperatura y los excesos del jueves y viernes santo.
En unos kilómetros abandonan por la izquierda la pista para continuar subiendo por un sendero sombreado al principio y soleado en el último tramo hasta alcanzar el puerto de la Morcuera (1.777 m), tras pasar la valla por una pequeña puerta por la izquierda con fuerte pendiente siguen subiendo guiados por hitos y señales de pintura hasta la cumbre de La Najarra (2.123 m).

Albertopulos en La Najarra

Aquí las primeras fotos y el primer gel, continúan corriendo por la cuerda hasta Los Bailanderos (2.133 m), en el descenso por el collado de la peña de los lobos (2.051 m), en lugar de a los lobos encuentran cabras que les miran subidas en las rocas, no sabían que sus amigos los Caprus entrenaban también por allí, de momento ni rastro de la nieve y montañeros.
Los zumbaos pasan de los lobos a las zorras, pero que nadie piense mal es el nombre del collado donde se encuentran (2.177m).
A lo lejos se pueden ver los neveros que más tarde tienen que pasar, encuentran a montañeros sin vaqueros es raro que en la Peña de los Vaqueros los montañeros no lleven  vaqueros, por la cuerda encuentran tramos técnicos de piedras y los primeros neveros, Albertopulos con sus zapatillas  rotas tiene los pies helados al pasar por los neveros.
Los kilómetros van pasando al igual que las horas de la mañana, tienen que superar un nevero inclinado en las lomas de Pandasco antes de coronar la cumbre de Cabeza de Hierro (2.381 m) segundo vértice geodésico de la ruta donde el viento sopla con fuerza que combaten comiendo una magdalena, desde aquí se pueden ver las antenas de la Bola del Mundo.

Los Zumbaos en Cabeza de Hierro

Descienden unos metros por la nieve de pronto una pendiente muy inclinada que en invierno se pasa con crampones por el hielo, en esta ocasión hay huella y se pasa sin problemas.
Otro ligero descenso para remontar por la izquierda un sendero nevado hasta el cerro de Valdemartín (2.282 m), descienden corriendo por un sendero pedregoso antes de la última subida al Alto de Guarramillas (2.131 m).
Por la pista de hormigón nevada en el tramo más alto descienden corriendo al Puerto de Navacerrada llegando en 5 horas y 40 minutos poco antes de las 3 de la tarde.
Allí espera la Diosa Marte con su coche de caballos para recoger a Franciscopulos y Albertopulos, antes de partir se hidratan con zumo de cebada en Venta Arias.
Son casi las cuatro y no han comido en la plaza del pueblo de Navacerrada encuentran la casa de Paco que les ofrece una ensalada de queso de cabra y un chuleton de buey a la brasa, acompañado de cerveza y licores variados. Que causan efecto en los comensales que quieren subir en los caballitos en la ferieta del pueblo.
Regresan a Miraflores a por el otro coche para volver a Madrid, de camino en la Alameda de Osuna encuentran un antiguo Motocine convertido en un coqueto Pub de golosinas donde ponen fin al sábado de semana santa

jueves, 3 de abril de 2014

VIII Premios Líricos 2013




En diciembre del 2013 Nemorino vuelve a la ópera en el Teatro Real para ver a su amiga Nino Machaidze (Adina), soprano georgiana de la que es un gran admirador desde su debut en España en el Palau de Les Arts de Valencia (2010) como Lucia en Lucia di Lammermoor de Donizetti.
En la puerta del camerino conoce a Rafael también admirador de Nino Machaidze, había pasado un mes y se vuelven a encontrar Nino, Nemorino y Rafael en el Liceu de Barcelona, en La Fille du Regiment de Donizetti.. Meses más tarde Rafael y Nemorino vuelven a coincidir en el Teatro Real con el gran Plácido Domingo en su nuevo rol de Barítono, en la ópera de Verdi Simón Bocanegra con más de 20 minutos de aplausos del publico madrileño.
Este año en el Teatro Campoamor de Oviedo se celebra la VIII gala de entrega Premios Líricos 2013, entre los premiados Nino Machaidze como mejor cantante femenina de ópera por Thais de Massenet en el Teatro de la Maestranza en Sevilla (octubre 2012) y por Donna Florilla en Il Turco in Italia de Rossini, en el Liceu de Barcelona (mayo 2013).
Entre los invitados Rafael y Nemorino que vuelve a Oviedo ciudad que visito en el año 2009, con motivo de la ópera Don Giovanni de Mozart en el Teatro Campoamor, allí conoció a Michelle Marie Cook soprano australiana y acompaño a Donna Anna (Cinzia Forte) al cocktail de los artistas.
Rafael el amigo de Nemorino vive en Oviedo y todas las semanas en las taquillas del teatro pregunta por las entradas de la gala de los Premios Líricos, las semanas pasan y no tienen noticias de las entradas, Nemorino ya tiene pagado el billete de tren y el hotel para el sábado 29 de marzo solo le falta la entrada.
A 15 días de la gala Nemorino escribe a Nino Machaidze y a la fundación de los premios en pocos días recibe buenas noticias de los dos, gracias a Patxi el coordinador de los premios y a su amiga Nino Machaidze tienen las entradas reservadas para la VIII Gala de los Premios Líricos.
Y por fin llega el día el sábado 29 de marzo de 2014, Nemorino madruga para coger el tren que sale de la estación de Chamartin a las 7:30, en las 5 horas de viaje Nemorino duerme un rato, escucha ópera, chatea con la soprano Desirée Racantore y contempla el paisaje nevado en el puerto de Pajares.
A las 12:30 con una temperatura agradable y un tímido sol en el cielo, la ciudad de Oviedo da la bienvenida a Nemorino que de camino al hotel en la portería del teatro recoge un sobre a su nombre, el sobre con las invitaciones a nombre de la Sra. Nino Machaidze no esta todavía.
A las 14:00 su amigo Rafael le espera para comer productos asturianos, un corto paseo para bajar la comida y su amigo se marcha a descansar, Nemorino continua con su paseo por el centro de Oviedo, solitario a estas horas de la tarde retratando los monumentos de la ciudad, se dirige al Hotel la Reconquista por el camino escribe a Nino para preguntar por el sobre con las entradas.




Y porque ya había comido y tenía su traje en el hotel, había un cocktail de una boda, mientras degusta un café en el bar del hotel, lee el mensaje de Nino parece que el sobre a su nombre ya esta en la portería del teatro.
De vuelta a la portería Nemorino pregunta otra vez por el sobre que no aparece, mientras esperan a Patxi el coordinador charlan del clima y la comida asturiana, por un momento se ausenta Nemorino para ir a la confitería Camilo de Blas la más antigua de Oviedo, a comprar carbayones para Nino.
Son casi las seis y Patxi no ha llegado, Nemorino vuelve al hotel a arreglarse para volver a las 19:00 a la portería, Patxi le entrega un sobre con dos entradas de palco a nombre de la Sra. Nino Machaidze.
Pasan unos minutos de las siete cuando llega Nino al teatro Campoamor, Nemorino entra con ella al camerino y le da la caja de carbayones, espera en la puerta a que Nino se cambie escuchando a los presentadores y premiados calentar sus voces, no hay duda la mejor la de Nino Machaidze premio a la mejor cantante femenina de ópera.


Nino y Nemorino

Pasadas las siete y media Nemorino se dirige a la puerta principal donde espera su amigo Rafael el conde de Chagny que ocupan el palco numero 7, en el palco numero 5 esta el Fantasma de la Ópera director del teatro Campoamor.
A las 20:00 en un escenario oscuro con la música de un violonchelo comienza la VIII gala de los Premios Líricos con los siete pecados capitales o virtudes musicales. En el palco numero 7 Nemorino y el conde de Chagny esperan al tercero, el sentimiento, el amor o el odio donde aparece Nino Machaidze para cantar el aria de Florilla “Squalida veste bruna” y cabaleta “caro padre, madre amata” de Il Turco in Italia y recibir su premio una figura de La Gitana de París.

Nino Machaidze con su premio
La Gitana de París

A lo largo de las dos horas de gala muy bien presentada por María Rodríguez (soprano), Marina Rodríguez-Cusí (mezzosoprano), Enrique Ferrer (tenor) y Gerardo Bullón (barítono) con la colaboración de la orquesta Oviedo Filarmonía dirigida por César Álvarez, los premiados cantan y recogen su premio.
Finalizada la gala con gran éxito de público, Nemorino y Rafael el conde de Chagny vuelven al camerino a felicitar a Nino por su actuación y su premio.

Nino y Nemorino

Por los pasillos todo el mundo pregunta por el cocktail, incluso Nino no sabe nada. Antes de salir del teatro Nemorino y Rafael descubren donde es el cocktail, el conde con otros compromisos no asiste, el que no falta es Nemorino que al beber la primera copa de vino, se acuerda de su amiga Nino y vuelve a buscarla al camerino, Nemorino acompaña a Nino al cocktail, mientras él bebe sidra asturiana y come de todo, ella bebe agua y come más dulce que salado.
Sin duda Nino Machaidze es la reina del cocktail todos quieren felicitarla y una foto, principalmente los hombres, alguno con el consentimiento de su mujer, que cree que Nemorino es el esposo de Nino por sus atenciones con la Diva.
Antes de medianoche como Cenicienta Nino se despide de Nemorino hasta su próximo encuentro, este cansado por el madrugón y cumplido su sueño vuelve al hotel, que esta noche con el cambio de hora se duerme menos.
Al día siguiente Nemorino aprovecha la mañana soleada para pasear, recordar lo vivido en la gala y degustar los productos típicos asturianos.