miércoles, 23 de enero de 2013

I Trail del Serrucho


Por tercera vez los zumbaos mallorquines Sandy y Jevy vuelan a la península, para correr con sus amigos los zumbaos madrileños, con alguna ausencia por distintos motivos del primo Jorge y el Tortuga, su lugar lo ocupan Clara mosqueperra y la gacela de Batán, no faltan a la cita Franciscopulos, Albertopulos e Isma el Lynce de Parla como siempre acompañado por su gatita.

También se une Estrella que forma parte de los zumbaos pero no corre, su labor de fotógrafa oficial, guardarropa y animadora.

La cita en Alalpardo un pequeño pueblo madrileño el domingo veinte de enero, la prueba el I Trail del Serrucho con un recorrido de 23 kilómetros por pista y senderos con zonas de barro.

El sábado por la tarde aterrizan sin problemas con Ryanair en el aeropuerto de Barajas, en sus mochilas las nuevas equipaciones de Veggieruners y los gemelos de Jevy lesionados, pasan la tarde en el cine antes de descansar en Daganzo de Arriba.

El domingo por la mañana los zumbaos madrileños madrugan para recoger a la mosqueperra y a la gacela de Batán. Pasadas las ocho y media se encuentran con Sandy y Jevy en el polideportivo de Alalpardo para recoger el dorsal.

Después de los preparativos previos de colocar el dorsal y el chip en la zapatilla, menos mal que no corre Almudena un poco maniática con los dorsales, en el bar un café para entrar en calor.

La salida a las diez de la mañana en la plaza de toros, para calentar sueltan al toro paquillo al ruedo, menos mal que Estrella tiene buena mano con el capote por el bien de los corredores.

Con el chupinazo casi cuatrocientos corredores salen por la puerta grande de la plaza, los dorsales se habían agotado en pocos días.

En el grupo de cabeza el organizador de la prueba Carlos Micra y el último como siempre Jevy con su cámara para grabar a todos los corredores en la salida.

Los dos primeros kilómetros por asfalto pero de subida, Isma el Lynce de Parla adelanta a Franciscopulos y Albertopulos pero cuando comienza lo bueno, los caminos embarrados de un circuito rompepiernas, cuyo perfil es como la hoja de un serrucho.

Franciscopulos acostumbrado a librar batallas campestres impone un fuerte ritmo, al que no pueden seguir el Lynce de Parla y la gacela de Batán. Esta en juego el honor de ser el primer Zumbao. Por detrás con otros objetivos de carrera Clara la mosqueperra y los zumbaos mallorquines que corren en pareja.

Los kilómetros van pasando con subidas y bajadas algunos charcos y barro, los últimos de carrera aprovechan para hacer vasijas. En el kilómetro diez Albertopulos divisa a lo lejos al Lynce de Parla y decide ir a su caza, pasado el kilómetro trece en una subida caza al Lynce y le supera fácilmente persiguiendo a la gacela de Batán y a su amigo Franciscopulos que esta muy lejos.

A mitad de carrera Sandy y Jevvy comienzan a remontar posiciones les gusta correr de menos a mas, mientras Clara la mosqueperra a su ritmo en poco mas de dos horas entra en la plaza donde espera Estrella, un cuarto de hora después entra en la plaza Sandy y Jevy unos metros por detrás, que a pesar de su lesión consigue terminar la prueba.

Por delante en menos de dos horas llegan a la plaza Franciscopulos, la gacela de Batán, Albertopulos y el Lynce de Parla.

En pocas carreras el avituallamiento de meta con cerveza y pizza, para no coger frio corren a la ducha calentita, después esperan en el polideportivo los resultados y entrega de trofeos.

Clara sorprendida por su primer puesto de veteranas, por segunda vez este año sube al podium a recoger el trofeo.

Sandy avituada a subir al podium en carreras de montaña, se tiene que conformar con la sexta posición de veteranas.

En categoría masculina esta complicado subir al podium, se tienen que conformar con el puesto veintidós en su categoría, senior Franciscopulos y veterano Albertopulos.

Después de la entrega de trofeos el sorteo con muchos dorsales premiados, pero ninguno de nadie conocido, entre toda la manada de gacelas, bravos, mosqueperros y zumbaos ni un premio.

La manada se divide a la hora de comer, Clara la campeona prefiere un chino y como la que invita elige sitio, los demás no se oponen a comer en el chino de Algete, después de contar y recordar sus aventuras se despiden hasta la próxima en las islas baleares.