lunes, 12 de mayo de 2014

Concierto lírico en Oviedo



Un mes después de los Premios Líricos en el Teatro Campoamor, Nemorino vuelve a la ciudad de Oviedo al concierto lírico de la mezzosoprano Elína Garanca, en el Auditórium  Príncipe Felipe con la Oviedo Filarmonía dirigida por Karel Mark Chichon marido de Elína.
El jueves 8 de mayo Nemorino madruga su tren un Alvia parte desde Chamartin a las 7:30 con destino a Oviedo, cinco horas de viaje que aprovecha para dormir un rato, oír música y repasar italiano. A las 12:30 el tren se detiene en Oviedo una ciudad con encanto, un paseo de 15 minutos hasta su hotel cercano a la Catedral, recoge la entrada en un cajero de CajaAstur, antes de comer de menú en el bulevar de la sidra, un doble de cerveza en la plaza del Ayuntamiento.


El jueves de menú entrantes calientes, primer y segundo plato a elegir, postre, café y chupito asturiano por menos de 15 euros.
Después de la comida compra en Camilo de Blas otra caja de carbayones para él, que como a Nino a Nemorino le gusta el dulce.
Un paseo por el centro para bajar la comida y otro café para aguantar despierto en el concierto, antes de volver al hotel a descansar.


Nemorino trajeado espera en el Auditórium a que den las 7:30 para entrar a la sala principal, parece que en esta ocasión no entrara en el camerino de Elína Garanca, que no quiere compañía. Al final del concierto firmara discos en el hall del Auditórium a los presentes.
Rafael el amigo de Nemorino no puede asistir a la primera parte del concierto, por estar en una reunión de trabajo.
A las ocho comienza el concierto lírico de la mezzosoprano Elína Garanca con la orquesta Filarmonía de Oviedo dirigida por su marido el británico casi andaluz Karel Mark Chichon.
En la primera parte del programa obras de Glinka, Chaikovsky, Massenet, Saint-Saëns y Gound.
Elina con un vestido largo muestra las secuelas de su reciente maternidad, canta arias de “La Doncella de Orleans”, “Samson et Dalila” y “La Reine de Saba” con un público entregado a la Diva.
En el descanso Nemorino saluda a Patxi el coordinador de los Premios Líricos y toma una cerveza.
En la segunda parte del concierto Elína Garanca aparece con un vestido rojo para dar vida a la habanera Carmen de la ópera de Bizet. Antes de Carmen deleita al publico con tres pasodobles de Maquina, Lope y Penella.
En esta segunda parte del concierto se escuchan los primeros bravos, tras una hora y media de concierto y más de cinco minutos de aplausos de un público entregado y saludar varias veces, Elína Garanca pone fin al concierto con un par de bises de música española, entre ellos Granada tierra soñada.
Después del concierto Nemorino se encuentra con su amigo Rafael en la fila de la firma de discos, Rafael había comprado el último disco de Elína. De pronto aparecen en el hall del auditórium Elina Garanca y Karel Mark Chichon que hablan muy bien castellano, para firmar discos a los presentes, sin duda los verdaderos fans en busca de un autógrafo y una foto.


Nemorino y Rafael no tienen que esperar mucho para la firma, en cambio para la foto tienen que esperar hasta la última firma. Al igual que los demás fans, todos buscan una foto y no hay sitio para todos.
Nemorino tiene que esperar a la última foto para retratarse con Elína Garanca y Karel Mark Chichon al que estrecha la mano en su despedida y como es un caballero a Elina Garanca la da un par de besos, igual que a Nino en Valencia la primera vez que la vio.

Karel, Elína y Nemorino
San Miguel de Lillo

Al día siguiente Nemorino aprovecha la mañana para visitar Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo patrimonio de la humanidad y a degustar los productos asturianos.

Santa María del Naranco

A las seis de la tarde coge el tren de vuelta a Madrid, en el viaje un grupo de jóvenes asaltan el tren en Palencia llegando con retraso a Madrid.
Nemorino y Rafael volverán a encontrase en Madrid, el sábado 17 de mayo en el estreno de “Los Cuentos de Hoffmann” de Offenbach.