martes, 15 de julio de 2014

III Ruta de Los Zumbaos




Los zumbaos Albertopulos y Franciscopulos continúan con sus entrenamientos para su camino pagano en el mes de agosto.
Una semana después de su anterior ruta a Mataelpino,  repiten la ruta desde el cabezón en el parque lineal del Manzanares a Aranjuez, que realizaron en el año 2012 con el apoyo del primo Jorge y su bicicleta. Esta ruta la denominaron “Ruta de Los Zumbaos” donde Albertopulos no montó en bicicleta porque no sabía.
El sábado 12 de julio después del encierro de sanfermines y el desayuno, diez minutos antes de las nueve de la mañana inician la ruta, las previsiones del tiempo son de sol y calor con temperaturas de 30º, por eso llevan protector solar, gorra sahariana y el agua congelada.
En los primeros kilómetros por el parque lineal del manzanares se cruzan con los runners más madrugadores, por el margen derecho del manzanares no ven las señales de la senda del rey (GR- 124) solo la cruz del camino de Uclés que confunde en algún cruce a los zumbaos, preguntan a un ciclista por el GR-124 y no sabe de su existencia, continúan por el camino Uclés hasta Arganda del Rey donde se desvía por la izquierda, Albertopulos y Franciscopulos continúan por el GR-124 hasta la Presa del Rey uno de los lugares más bonitos de la ruta.



Superada una corta pendiente que bordea unas piedras con las vistas de la presa del Rey, continúan unos metros por sendero hasta cruzar por un puente al otro lado del canal más sombreado, a pesar que el GR-124 continúa por el otro lado.
Continúan corriendo por la pista en busca de las pocas sombras que hay, es mediodía y el calor aprieta por estos caminos perdidos del Rey. Pasados unos kilómetros pueden ver las atracciones del parque de la Warner ya están cerca del primer avituallamiento en San Martín de la Vega (Km 35).
En una avenida encuentran bares donde paran para la primera cerveza con tapa de la ruta, como otras veces tienen buen ojo a la hora de elegir el bar al ver las montañas de María la mañosa parecidas ha las que habían visto antes de la presa del Rey en la Marañosa.
Con una jarra no tienen bastante y piden otra para hidratarse, con un litro de cerveza en su estómago y un descanso de más de media hora, es hora de reanudar  su marcha con ayuda del Google+ y un paisano, tienen que ir a la plaza de toros donde continúa el GR-124, difícil de encontrar al ver el aspecto abandonado de la plaza de toros de 4ª categoría.
De vuelta al GR-124 tienen que continuar 15 kilómetros más hasta el siguiente pueblo Titulcia, a mitad de camino observan las sombras de los buitres que vuelan sobre sus cabezas, esperando su desfallecimiento en el camino están sedientos apenas beben porque su agua no está fría y no se fían de su estómago, a la vista no hay ningún pueblo solo campo y más campo.
Unos kilómetros después están más animados al ver a su izquierda Titulcia y Ciempozuelos a su derecha están salvados, parece que hoy los buitres no comen zumbaos.
La pista por la que corren termina en la carretera a tres kilómetros de Titulcia, para no ir por carretera se desvían por la izquierda por una vía pecuaria. Mala decisión la suya porque dos kilómetros después la vía pecuaria termina en un sembrao cercano al pueblo, pero al oír disparos salen corriendo por donde habían venido hasta volver a la pista que termina en la carretera.


Llegan por carretera al pueblo de Titulcia cruzando un puente férreo sobre el río Jarama. A las cuatro de la tarde no hay nadie por las calles solo dos zumbaos que buscan una taberna para hidratarse, entran en la primera que encuentran con buen ojo, la tabernera está buena al igual que el par de jarras  de cerveza para cada uno. Piensan que Aranjuez no anda muy lejos están en el kilómetro 50, preguntan a un paisano en la taberna ¿a qué distancia esta Aranjuez? Por carretera más de 20 kilómetros,  no puede ser Albertopulos se quiere quedar en la piscina hace mucho calor para continuar la ruta. Franciscopulos consulta otra vez el Google Maps para buscar otro camino más corto, por vía pecuaria unos 13 kilómetros a Aranjuez buena noticia para Albertopulos que con dos litros de cerveza en su cuerpo y 50 kilómetros en sus piernas apenas puede trotar.
Antes de partir piden agua y hielo a la tabernera para lo que les queda del camino, pero con este calor el hielo se derrite y el agua fría les dura poco, al salir del pueblo cogen la vía equivocada menos mal que se cruzan con un paisano para preguntar, porque esta vía pecuaria llega a Chinchón.
Con tanta cerveza los últimos kilómetros cuestan un montón, sobre todo para Albertopulos que con un calor del carajo suda como un pollo asado en un horno y no puede seguir el ritmo de Franciscopulos más entero porque había bebido cerveza sin alcohol.
Con este panorama Albertopulos un kilómetro caminando y otro trotando ve pasar en su gps los kilómetros, los últimos cinco por la antigua carretera N-IV por el arcén de la derecha, cuando ven el cartel de Bienvenidos a Aranjuez saben que les queda un ultimo kilómetro para levantar los brazos entrando en Aranjuez en obras, completando por segunda vez los casi 63 kilómetros en algo menos de diez horas.