sábado, 31 de marzo de 2012

Barcelona y el Cuentista



Un año antes de las olimpiadas de Barcelona, el cuentista con su hermano pequeño acompaño a Igualada a su otro hermano que trabajaba en la autovía hasta Barcelona, compartía piso con un compañero de trabajo.

Por el día mientras su hermano trabajaba, con el coche de su hermano mayor, el mediano y el pequeño visitaban Barcelona, Montserrat y Sitges.

El primer día en la playa de Sitges, mientras nadaba lejos de la playa, al cuentista le golpearon en la cabeza con una tabla de surf, sangrando y mareado por el golpe, menos mal que no había tiburones, nado despacio hasta la orilla donde estaba su hermano, la pena es que no estaba Pamela la vigilante de la playa.

Dos días por Barcelona con su hermano pequeño visitando el Estadio Olímpico, donde un año después Mahouhamed cruzara la meta en la Maratón Olímpica del mes de marzo, el Nou Camp con el museo del Barcelona, el Pueblo Español, la Sagrada Familia y el Parque Güell de Gaudí. Paseando por las ramblas y el parque de la Ciudadela.

Un año después Mahouhamed viaja en autocar con los amigos del club Boadilla y el Rodper, a correr la Maratón Olímpica de Barcelona, su objetivo bajar por primera vez de tres horas, desde hacía unos meses entrenaba con Damián su primer entrenador.

La salida desde Mataró a las diez de la mañana con bastante humedad y calor, al paso por él kilometro cinco comprueba su tiempo en la chuleta de los tiempos de paso que Damián les había dado en la sauna del club, su paso poco más lento como en él kilometro diez y quince.

En la media maratón, Mahouhamed se come la chuleta acompañado de la famosa pájara, sudando como un pollo, por su cabeza pasa que si esta en Barcelona es para entrar en el Estadio Olímpico y no piensa abandonar.

Al final entra en meta en un tiempo de tres horas y once minutos en su tercera Maratón.

En los años noventa en la puerta del hotel Palace, conoce a Ana fan de Mariah y amiga de su amiga Paloma, que conoció en el club de fans, años más tarde vuelve a Barcelona con un compañero al concierto del Boss, están una semana de vacaciones en el mes de junio, visitando la ciudad condal y disfrutando del sol en la playa, su amiga Ana le había buscado un hotel al lado de la Plaza de Cataluña, muy cerca de las Ramblas.

La última noche disfrutaron del espectáculo de las fuentes de Montjuic.

El Cuentista volvió a Barcelona donde vivió su bisabuelo y nació su tío, a la ópera del Liceo a ver a su amiga del Feisbuk Nino en La Fille du Regiment, un mes antes la había visto en la ópera Lucia di Lammermoor en el Palau de Les Arts de Valencia.

En el puente de San José voló el viernes a primera hora al Prat, esta vez viajaba solo, había quedado a comer con Ana su amiga de Barcelona, por la tarde pasearon por el centro de la ciudad condal.

El sábado por la mañana visito La Sagrada Familia y paseo por el parque Güell y el de la Ciudadela, después de comer una pequeña siesta, a las siete de la tarde salió del hotel con su traje camino del teatro del Liceo en las Ramblas.

En la entrada pregunto por la puerta del backstage para saludar a Nino después de la ópera, al final del segundo acto golpeo la puerta, una dama pregunta su nombre que no estaba en la lista, el Cuentista le contesto que había visto a Nino en Valencia y que sabía que venia, al final después de la ópera entro en el camerino a saludar a Nino y perdido por los pasillos espero a Nino para salir juntos por la puerta de los artistas, donde esperaba Rafa de Oviedo que conoció en Valencia en la puerta del camerino de Nino, después de las fotos y autógrafos se despidió de Nino con un par de besos y se fue con Rafa y otros amigos a tomar unas tapas en las Ramblas.

El domingo antes de volver a Madrid, visito el Palu de la Música, esta vez no pudo ver a Michelle soprano australiana que conoció en Oviedo y vive en Barcelona.

Este año su amigo Miguel Alhambra corrió la Maratón de Barcelona, al final no pudo bajar de las tres horas, el día veinte vuela con Mahouhamed a Palma al Trail de la Tramontana.

El Cuentista apenas recuerda su primer viaje a Barcelona con sus padres a la consulta de uno de los mejores oftalmólogos, sus padres querían operar a su hijo de miopía.