viernes, 10 de febrero de 2012

Valentín



El catorce de febrero vuelve Valentín como todos los años, Valentín es conocido por sus historias de amor, como la de Tristán e Isolda que contó Jacobs en la escalera.

Valentín conocía al cuentista de niño, sus hijos jugaban con el cuentista y sus hermanos. En los partidos del atleti también se veían, ahora el hijo de Valentín trabaja en el Marca.

Años más tarde Valentín y el cuentista trabajaron juntos un tiempo, por las noches Valentín aparcaba coches en un hotel de cinco estrellas, donde había muchas historias de amor de los famosos.

En sus ratos libres comenzó a escribir las historias del hotel un catorce de febrero, desde este día todos los años el catorce de febrero es el día de los enamorados.

El cuentista quiere recordar las historias de Valentín para sus cuentos, pero han pasado muchos años y ahora no sabe nada de Valentín.

El cuentista piensa que no es necesario celebrar San Valentín en pareja, que si uno esta enamorado tiene trescientos sesenta y cinco días para demostrarlo y no un día en concreto.

Hay personas que están enamoradas y nadie lo sabe.

Este cuento corto es para el día de San Valentín, para contar a sus lectores que el cuentista esta enamorado de la vida, después de lo pasado a primeros de año, enamorado del trabajo, lo mejor en tiempos de crisis y enamorado de Mari Cruz Campo y Estrella, sus mejores amigas, pero no se olvida de Miguel Alhambra, Mahouhamed y el lobito Amstelmo
.